976 087 641 formacion@kairos.coop
Los alumnos opinan

Los alumnos opinan

 Yo soy Escarlata, alumna del Taller de Empleo de  Kairós.

Hoy es domingo de Ramos, estoy en casa intentando escribir sobre cómo me siento en estos días, en los que, me es muy difícil y complicado, visualizar los colores y la alegría de vivir el día a día. Todo me parece lleno de claro-oscuros y grises, por eso y aunque nuestra profe Marian nos ha pedido que escribamos sobre ello, voy a ejercer mi derecho a la libertad de expresión, también porque, ya hay mucha gente hablando y escribiendo sobre el tema.

Hoy quiero humildemente desde mi ventana, asomarme a la vuestra y con la sonrisa puesta, transmitiros, animaros y alegraros y si es posible, esta travesía por el desierto, con la esperanza y la certeza que pronto alcanzaremos  el oasis, donde volveremos a reencontrarnos, con gran celebración y alborozo.

Voy a hacer un pequeño viaje a mi pasado, año 1968, me faltaban unos meses para cumplir 6 años, sábado víspera Domingo de Ramos, mi padre y yo en la plaza Rocasolano (actualmente Plaza Huesca), allí se instalaban los puestos donde se vendían las palmas, (yo tenía la mía), los dulces y golosinas para adornarlas, un espacio maravilloso donde pequeños/as y grandes disfrutábamos, buscando las novedades que traían ese año.

Recuerdo nítidamente los colores, los olores, ese chupete de caramelo rojo brillante, dulces de caramelo y azúcar conforma de frutas, figuras de chocolate que colgarían de las palmas. Una vez hecho la compra y paseado por entre la gente, saludando a todo el mundo (nos conocíamos casi todos/as), volvíamos a casa, yo con mi tesoro en la bolsa, más contenta que unas castañuelas.

Volviendo al presente, ahora el recuerdo cercano más feliz que viene a mi mente, es de dos días de finales de Enero de este año. Cuando recibí dos llamadas de teléfono, la primera fue de la oficina del INAEM, comunicándome que había sido seleccionada “ELEGIDA”, para formar parte del Taller de Empleo en Cooperativa Kairós, la segunda al día siguiente, era Elena, que alegría me dio, volver a escuchar su voz (ella junto con Ana me hicieron la entrevista de preselección).

Era cierto estaba dentro, para mi ese día comenzó el año nuevo 2020, por eso estoy aquí ahora, en mi casa escribiendo este relato, porque quiero a través de él y a pesar de estar viviendo esta situación tan inesperada, tan dura, tan difícil, para mucha gente en este país y en el resto del mundo, todo esto pasará y parafraseando con humildad y respeto a Salvador Allende os digo que “más temprano que tarde de nuevo se abrirán las grandes alamedas por donde paseen hombres y mujeres de la mano para construir una sociedad mejor” esta es mi fe, mi esperanza, mi caridad (solidaridad) con responsabilidad, para exigir, llegado el momento responsabilidades, con buen estado de ánimo y optimismo en el futuro más inmediato.

Os saludo con cariño desde la distancia, vuestra compañera y alumna….

ESCARLATA

Los alumnos de taller de empleo comentan

Los alumnos de taller de empleo comentan

Me llamo Mª Pilar Pola y soy alumna del Taller  Empleo de Kairós. Explicar en unas líneas como me he sentido desde que empezó el taller hasta ahora no es fácil.

El primer sentimiento fue a partir de la llamada “has sido seleccionada” toma, toma ¡Esa es mi suerte!

Siento una cascada de emociones, alegría, esperanza, me siento privilegiada.

Lloro, lloro…gracias. ¡Uf! cuantos cambios en tan poco tiempo, vaya año que llevo…venga que tu puedes.

Un nuevo reto se presenta ante mí y ahora a ver qué ocurre

Vuelvo a tener suerte, tengo unos compañeros sensacionales, somos todos diferentes, me siento bien con ellos y me gustan. Siento que este taller de empleo me ayudará a continuar con mi vida abriendo un abanico amplio de posibilidades

Sigue mi suerte, el equipo responsable del taller son personas profesionales, saben lo que hacen, lo que tienen en sus manos. Utilizan un método muy participativo, dinámico en las clases así que siento que aprendo un montón de cosas útiles y necesarias para después llevarlas a la práctica cuando esté preparada para ello

En realidad me ha sorprendido la forma de trabajo y el aprendizaje me parece genial, la cercanía de las profesoras y su empatía hacia los demás, me transmiten muy buena energía y ganas de continuar cada día con las distintas actividades programadas siempre divertidas y en un ambiente distendido con el propósito de formarnos lo mejor posible.

Yo estoy encantada.

Hay un contratiempo; aparece una pandemia, estamos obligados a quedarnos en nuestras casas, no podemos salir pero seguimos trabajando desde casa aunque estamos confinados.

Aprovecharemos este tiempo para reflexionar sobre las cosas importantes de la vida y los cambios que experimentamos, todo volverá a la normalidad, pronto volveré a madrugar y salir a la calle para coger el tranvía de las siete de la mañana.

Mi experiencia

Mi experiencia

Hola mi nombre es  Yolanda, soy alumna del T.E. Kairós, en este artículo quiero contar y narrar mi experiencia en el taller desde el comienzo hasta ahora.

Comenzamos el día 12 de febrero a la 7.30 de la mañana, recuerdo que llegué insegura pero con mucha ilusión, no sabía lo que me iba a encontrar, desde las profesoras a mis compañeros.

A medida que han avanzado los días me siento muy  cómoda en el ambiente que hemos creado,  estoy a gusto con mis compañeros y profesoras.

La primera salida programada consistió en sentir que sensaciones tienen las personas con discapacidad sensorial (auditiva o visual) y discapacidad física. Experiencia totalmente desconocida para mí, discapacidad visual, te sientes perdido, desorientado, con una sensación de no saber dónde estás, poniendo toda tu confianza en la persona que llevas a tu lado (acompañante) que te va explicando y guiando por dónde vas y que es lo que tienes que hacer. A partir de entonces comprendes todos los obstáculos con los que se encentran al salir a la calle, algo que nosotros hacemos con normalidad para ellos es muy complicado.

Comenzamos a día a día a aprender, conocimientos diferentes desde que son los protocolos de una institución social, turnos de trabajo, hasta los nombres y diferentes posiciones básicas y cambios posturales: decúbito supino. Decúbito lateral, decúbito prono, fowler o semi-fowler, tredelemburg y tredelemburg invertida, Litotomía o ginecológica.

Pero llegó  el día 13 de marzo, nos comentan que a partir de ahora vamos a tener que realizar el trabajo on line, realizamos en clase varias pruebas y varios grupos de comunicación a través de diferentes programas que yo nunca había oído.

Empezamos a trabajar, los dos primeros días fue raro y diferente, ahora solo puedo decir que este confinamiento nos ha separado (sólo físicamente), seguimos con las clases a tope, y querría dar las gracias a nuestras profesoras por la paciencia que tienen con nosotros. Ha sido un cambio drástico  que vamos superando día a día.

Técnicas de realización de camas

Técnicas de realización de camas

Dentro del T.E. seguimos con el temario presente en el certificado de Atención sociosanitaria a personas dependientes en instituciones sociales.

Los protocolos de actuación para la realización de camas serán diferentes según se apliquen a:

  • Camas cerradas: vacías hasta el momento de la ocupación de la habitación por un nuevo usuario.
  • Camas ocupadas: el usuario se encuentra en la cama, puesto que tiene un problema de movilidad y se debe realizar con él dentro.
  • Camas abiertas: el usuario puede levantarse, pero por un período de tiempo corto.

La cama deberá hacerse con ropa apropiada a la estación del año, condiciones ambientales de la habitación, respetando-en la medida de lo posible-los gustos y las preferencias del usuario que la utilice.

El profesional sociosanitario debe conocer perfectamente las características de cada tipo de cama, así como su actuación, es decir ejecución, mantenimiento y posicionamiento; además es el responsable de su revisión periódica, correcta ubicación y cambios posturales en el usuario.

Todo ello evitará desperfectos en los sistemas de funcionamiento de cada cama y por otro lado evitará la aparición de lesiones tanto para el usuario como para el profesional.

Los alumnos han aprendido a analizar los distintos tipos de cama del centro sociosanitario, la ropa que en ella se utiliza, así como las posiciones que se pueden efectuar con el residente encamado y por supuesto las técnicas de realización de camas.

Descubriendo algo más que un Taller de Empleo

Descubriendo algo más que un Taller de Empleo

Hola me llamo Ivan, y soy alumno de taller empleo.

En ocasiones percibimos una conexión concreta con algo antes de tomar una decisión. Quizás siempre ocurre así, solo que damos por hecho que el pensamiento siempre es el inicio de todo…

En los últimos años me había planteado un cambio de vida laboral, pero, antes de eso, tuve también una percepción continua y concreta con respecto a los trabajos que había realizado hasta ese momento: me faltaba algo y me sobraban muchas cosas. Fue al ayudar en la atención a un familiar cercano cuando di con la respuesta y comencé a buscar posibilidad de formación en la atención a personas en situación de dependencia.

Al inscribirme en los talleres de empleo del INAEM (y aquí viene otra más de esas “percepciones”), llamó mi atención uno en concreto por dos razones: el nombre de la entidad donde recibiría la formación y trabajaría (Kairós), y el área de actuación práctica (personas con discapacidad psíquica). La palabra Kairós la conocía desde hacía años y su significado en la filosofía griega (de donde procede) es algo así como ese lapso de tiempo en el que algo importante sucede, o literalmente <<momento adecuado u oportuno>>.

El mensaje parecía claro, ¿no? Además me parecía importante poder incorporar la ocasión de acercarme al sector social al que Kairós apoya en su vida diaria.

Y tuve la suerte (azar y probabilidad) de poder comenzarlo. Aquellos primeros días, la observación y el silencio necesario para ello ocuparon buena parte de mi energía. Dentro de lo humano, con todo lo que eso trae y que uno ha experimentado en todas partes, el ambiente general era distinto a esos otros lugares de formación o trabajo (o yo lo percibí [de nuevo] y lo sigo percibiendo, así) en los que uno ha pasado ya buena parte de su vida. Personas preocupadas básicamente de cómo es la sociedad, de cuáles son sus problemas y qué pueden hacer ellos para mejorarla. Una isla. Hay más, por suerte, pero era la primera vez que podía -potencialmente- estar viviendo en una durante tanto tiempo. Mucha energía, fue también otra de mis primeras percepciones en los pasillos y las aulas.

Una energía concreta, no común o no solamente común. No recordaba la última vez que estuve en algún grupo, pero quizás sus buenos cinco años, y aquel momento suponía también un reto personal, un descubrimiento de mí mismo en la relación con otros, con personas que no conocía previamente. Una sala llena de espejos donde, mediante la observación, descubrir, descubrirte, indagar y aprender todo lo que la ocasión te permita.

¿Acaso podemos vivir realmente sin descubrir?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies